¿Qué tienen en común Airbnb, Wallapop, BlaBlacar y Uber?

La economía colaborativa y su papel cada vez más importante en la economía global.

economia-colaborativa-874x492

Todos conocemos Blablacar, Airbnb, Wallapop, etc., aunque ¿Cuál es el nexo de unión entre ellos? Forman parte de lo que hoy en día se conoce como economía colaborativa y ha venido para cambiar nuestra forma de vida. El también llamado consumo colaborativo, consiste en la relación de los seres humanos mediante el uso de las nuevas tecnologías, para satisfacer necesidades entre ellos. Aun viendo que esta definición puede abarcar a la mayoría de las grandes plataformas de economía colaborativa, se considera que no para de crecer y que no contempla límites.

La economía colaborativa está revolucionando el mercado, cambiando nuestra percepción de compra por completo; cuando compras una camisa ya no es para toda la vida como ocurría hace 20 años, ¿tienes una blusa que ya no te pones? ¿O un ordenador que has dejado de utilizar? Fácil, un anuncio en Wallapop y listo.

O como no hablar de los viajes, ¿quién nos iba a decir a nosotros que preferiríamos viajar con un desconocido a coger el tren? Plataformas como Amovens o Blablacar, son para los jóvenes el mejor invento para ahorrar en viajes. Por otra parte, la economía colaborativa no sólo se conforma con los viajes de larga distancia, con la aparición de Uber puedes desplazarte por la ciudad a un precio bastante razonable, poco beneficioso para los taxistas pero mucho para nuestros bolsillos.

Para concluir, un mercado donde la economía colaborativa está pisando con mucha fuerza es el mercado inmobiliario, donde la plataforma que está cambiando el paradigma hotelero es Airbnb. La verdad, nos encanta poder disfrutar de la belleza de Venecia, la grandeza de Nueva York o la historia de Berlín y después llegar a tu apartamento, tumbarte en el sofá sin más a descansar del agotador día de turismo. Sin hablar del precio, se acabaron las vacaciones caras, los hoteles enormes con todo incluido, los millennials quieren pequeños apartamentos en el centro de las grandes ciudades, con miles de opiniones para desayunar, comer o cenar, con bares cerca y donde puedan sentir el ambiente bohemio de la ciudad. Se trata de conocer lugares inolvidables, aunando flexibilidad y competitividad en precios, en resumen sentirte como en casa a miles de kilómetros.