Revolución en nuestras pantallas

La sociedad de hoy en día está acostumbrada al cambio. En menos de 10 años hemos contemplado cómo un SMS se convertía en un Whatsapp, cómo un mapa pasaba a ser Google Maps o cómo se puede hacer una reserva de hotel en un segundo. Sí, estamos acostumbrados y, por qué no decirlo, hasta nos gusta.

Por supuesto la televisión no se podía quedar atrás y para ello apareció la TV en streaming, para muchos el cielo y el infierno en una misma plataforma, pues si antes moríamos de ganas cuando había que esperar una semana para ver el siguiente episodio de tu serie favorita, ahora morimos de sueño porque no podemos dejar de ver episodio tras episodio.

Netflix y HBO llegaron para cambiar nuestra concepción de la televisión. ¡Consumidores hartos de series que acaban a las tantas, de interrupciones continuas y de anuncios que no terminan: NUESTRA SALVACIÓN HA LLEGADO! Y es que estas plataformas nos ofrecen contenido de calidad, sin anuncios, en el momento que desees y lo mejor de todo a un precio insuperable. Pues solo por 8€ al mes puedes tener esta maravilla en casa (tanto HBO como Netflix), un videoclub con miles de películas y series al alcance de tu mano, sin duda una revolución.

Pero cuidado, no se te ocurra tirar el televisor por la ventana, pues todavía no es posible cortar el cable de la TDT, las plataformas en streaming son independientes de la TV que todos conocemos. ¿Qué queremos decir con esto? Básicamente dos cuestiones: la primera es que la televisión en directo solo es posible en los canales convencionales (Antena 3, Telecinco, La Sexta, etc.) y la segunda, que sin internet no hay televisión en streaming.

Por lo tanto, aun no podemos cambiar la TV por Internet pero sí empezar a cambiar nuestros hábitos de consumo televisivo y adaptarlos a lo que está por llegar, porque aunque la noticias las seguiremos viendo en televisión, las series y películas están cambiando de soporte. Quizás por fin podamos resolver nuestra relación amor/odio con el contenido audiovisual viendo, de una vez por todas, la programación que queremos ver.