La llegada del 5G

No cabe duda de que la llegada del 5G va a revolucionar el mundo tecnológico. Como ya pudimos comprobar con el boom del 4G, ahora el 5G va a desterrar nuevamente la antena de TV y e incluso el wifi.

Llegada 5G. APRYME

El día a día no puede concebirse sin algo que no esté vinculado con la tecnología; así, parece que la única intención es que haya tecnología en todo. Con este crecimiento paulatino, según el Cisco, para el 2020 se esperan 50.000 millones de cosas conectadas. Cosas que actúen por sí solas, que piensen y hablen con otras cosas. Usaremos ropa que se conecte a Internet, los cubos de basura serán inteligentes y avisarán cuando estén llenos, etc.

En un futuro no muy lejano, entre enviar, recibir y sincronizar nuestros dispositivos estaremos consumiendo aproximadamente hasta 1,5 GB al día, por lo que es de vital importancia la llegada del 5G para que el ser humano se encuentre acorde al nuevo modo de vida al que, tarde o temprano, tendrá que adaptarse. El profesor Rahim Tafazolli, que lidera el Centro de Innovación de 5G de la Universidad de Surrey, Inglaterra, cree que en el futuro será posible tener una conexión de datos inalámbrica a 800 gigas por segundo, es decir, una conexión cien veces más rápida que las conexiones en 5G que se están probando en la actualidad. Los datos se transmiten por radiofrecuencias, que están divididas en distintas bandas. Las bandas de frecuencia son intervalos de frecuencias del espectro electromagnético asignados a diferentes usos dentro de las radiocomunicaciones.

Llegada 5G Europa. APRYME

Se están reestructurando en profundidad las partes de dichas radiofrecuencias utilizadas para la transmisión de datos, a la vez que permiten el uso continuado de las comunicaciones ya existentes en 3G y 4G. Gracias a estos reajustes se podría hablar de servicios como el transporte inteligente o las cirugías a distancia, en las que un ser humano podría hacer uso de un robot para llevar a cabo operaciones de considerable dificultad.

Ante semejante proyecto, es evidente que existe una rivalidad entre los países para ver quién es el primero en establecer, en términos generales, una conexión en 5G.

Por lo pronto, lo único seguro es que la llegada de la quinta generación supondrá un abarrotamiento de nuevas tecnologías.