¡HOYGAN! ¡No sigan esta moda!

En estos tiempos modernos en los que todo tiene nombre, todo es tendencia y a todo se le pone una etiqueta, no se nos puede escapar bautizar a aquellas personas que escriben con ingentes faltas de ortografía en la red: son los HOYGAN.

El término hoygan es la onomatopeya de “oigan” y se ha elegido puesto que es casi la tónica general encontrar entradas en foros de internet en las que se pretende buscar ayuda con la siguiente llamada de socorro: “Hoygan nesesito alluda” —que, sinceramente, ahuyenta un poco tu lado más altruista.

Los hoygan suelen escribir en minúscula, o alterar la minúscula y la mayúscula sin ton ni son y abusar de las k y de las h. El motivo que les lleva a hacer este uso inapropiado del lenguaje es, a veces, el bajo nivel cultural del individuo y, otras veces, el simple placer —que no comparto ni comprendo— de escribir mal. Y es que, ¿quién no ha sentido sus ojos sangrar alguna vez ante alguna esperpéntica falta de ortografía?

Sea como fuere, los hoygan son también hijos de internet. Aunque, desde mi punto de vista, hijos adoptivos porque la moda de escribir mal comenzó cuando nos limitaron las interacciones a 160 caracteres. Y no, no fue twitter —que siempre ha permitido un máximo de 140— sino los SMS. La famosa “mensamanía” que nos obligaba a escribir lo máximo posible en esos 160 caracteres y, consecuentemente, nos hacía sustituir y prescindir de cuantas más letras, mejor.

Sin embargo, y ahora que las actuales redes sociales como Facebook, Whatsapp, Instagram y los foros y blogs en general no nos limitan la cantidad de caracteres —a excepción de la ya mencionada Twitter— les invito a todos a que escriban con todas las letras y con las letras correctas, no sólo para que hagan gala de su vasto conocimiento del castellano y sus reglas ortográficas, sino para que disfruten en todo su esplendor de la maravillosa lengua que nos ha tocado hablar.

Y recuerden, como a mí me decían en la escuela, que quien escribe bien, piensa bien.